¿Necesitas ayuda?

¡Llámanos! 222 577 8468

Qué es el Éxtasis (MDMA/MOLLY) y cuales son sus efectos.

El éxtasis, también conocido como MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina), es una de las sustancias psicoactivas más emblemáticas y controvertidas de las últimas décadas. Su misteriosa capacidad para inducir emociones intensas de euforia y empatía ha forjado un lugar destacado en la cultura de la música electrónica y las fiestas, así como en el imaginario colectivo de la juventud. Sin embargo, detrás de esta fachada de alegría desenfrenada se esconden complejos efectos psicológicos y riesgos potenciales que no deben ser pasados por alto.

En este artículo, exploraremos a fondo el mundo del éxtasis, desde su composición química hasta su impacto en la mente y el cuerpo. Además, daremos un vistazo a su fascinante historia, que lo ha llevado desde la terapia psicoterapéutica de los años 70 hasta las pistas de baile del siglo XXI. Pero no todo es fiesta y celebración; también abordaremos los riesgos asociados con el consumo de MDMA, incluyendo los peligros de la sobredosis, la toxicidad y los posibles efectos a largo plazo.

Acompáñanos en este viaje, mientras desentrañamos los secretos del éxtasis, examinamos sus usos terapéuticos emergentes y sopesamos las complejidades de su legalidad y regulación en diferentes partes del mundo. En última instancia, la información presentada aquí te ayudará a tomar decisiones informadas sobre el uso de esta sustancia, y a comprender por qué el éxtasis, con su mezcla de euforia y controversia, continúa siendo un tema de debate en la sociedad.

Historia del Éxtasis (MDMA/MOLLY)

El éxtasis, o MDMA, tiene una historia intrigante que abarca varias décadas y diversas aplicaciones, desde su origen en el campo de la psicoterapia hasta su popularización en la cultura de la música electrónica. A continuación, exploraremos la historia de esta sustancia única:

Orígenes en la Terapia Psicoterapéutica con Éxtasis

La historia del MDMA comenzó en la década de 1910, cuando el químico alemán Anton Köllisch lo sintetizó por primera vez mientras trabajaba para la empresa Merck. Sin embargo, el potencial psicoactivo de la sustancia no se descubrió hasta décadas más tarde. Fue en la década de 1970 cuando el químico estadounidense Alexander Shulgin, conocido por su trabajo en la síntesis de compuestos psicodélicos, empezó a estudiar el MDMA y a experimentar con sus efectos.

El MDMA inicialmente se consideró una herramienta prometedora en psicoterapia. Psicoterapeutas como Leo Zeff lo utilizaron en la década de 1970 como una ayuda para la comunicación y la introspección en terapia. Se creía que el MDMA facilitaba la apertura emocional y la empatía en las sesiones terapéuticas, y se utilizaba para tratar trastornos como el estrés postraumático.

Popularización del Éxtasis en la Escena de Clubes y Fiestas

A medida que crecía su popularidad en la cultura de clubes, el MDMA también se volvía objeto de preocupación para las autoridades y la sociedad en general. En 1985, la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) lo clasificó como una sustancia controlada, marcando el comienzo de su prohibición en muchos países.

La estigmatización del éxtasis se acentuó con informes sobre sobredosis y eventos trágicos relacionados con su uso en eventos masivos. A pesar de su estatus ilegal, el MDMA continuó siendo popular y ampliamente consumido en todo el mundo, lo que llevó a debates sobre la eficacia de la prohibición y la regulación de drogas.

La historia del éxtasis es un relato de giros inesperados, desde su uso inicial como herramienta terapéutica hasta su reputación como una droga recreativa controvertida. En los últimos años, ha habido un renovado interés en la investigación del MDMA como posible tratamiento para trastornos de estrés postraumático y otros problemas de salud mental, lo que sugiere que su historia aún no ha llegado a su fin.

Efectos del Éxtasis bajo Intoxicación Aguda 

Cuando alguien consume éxtasis, experimenta una serie de efectos intensos y a menudo contradictorios que son característicos de la intoxicación aguda por MDMA. Estos efectos, que varían en intensidad de persona a persona, pueden crear una experiencia que se asemeja a una montaña rusa emocional y física. A continuación, analizaremos los principales efectos que una persona puede experimentar bajo la influencia del éxtasis:

  1. Euforia y Felicidad Extrema: El efecto más distintivo del éxtasis es una oleada de euforia y felicidad. Los usuarios pueden sentirse extremadamente contentos, cariñosos y llenos de energía. La empatía y la conexión emocional suelen estar en su punto máximo, lo que hace que la comunicación sea más abierta y afectuosa.
  2. Aumento de la Energía: El MDMA aumenta significativamente los niveles de energía, lo que permite a las personas bailar y socializar durante horas sin sentir fatiga. Este aumento de energía es lo que hace que el éxtasis sea popular en la escena de clubes y festivales de música electrónica.
  3. Sensibilidad Sensorial Aumentada: Los sentidos se vuelven más agudos bajo la influencia del éxtasis. La música, las luces y las sensaciones táctiles pueden ser experimentadas de manera más intensa y placentera.
  4. Desinhibición: El éxtasis puede reducir las inhibiciones sociales y emocionales, lo que hace que las personas se sientan más dispuestas a hablar abierta y sinceramente. Esta desinhibición puede llevar a conexiones emocionales más profundas y relaciones interpersonales más estrechas.
  5. Disminución de la Ansiedad: Muchos usuarios informan una disminución temporal de la ansiedad y el miedo, lo que puede ser terapéutico en ciertos contextos, como la terapia asistida con MDMA.
  6. Aumento de la Presión Arterial y del Ritmo Cardíaco: El éxtasis también tiene efectos físicos, como el aumento de la presión arterial y del ritmo cardíaco. Estos efectos pueden ser peligrosos para personas con afecciones médicas preexistentes.
  7. Sensación de Calor: Los usuarios de éxtasis a menudo experimentan una sensación de calor y sudoración. Esto puede llevar a la deshidratación, lo que se agrava por la tendencia de las personas a bailar y moverse intensamente en entornos de clubes y festivales.
  8. Dificultades para Dormir: Después de la intoxicación aguda, es común que las personas tengan dificultades para conciliar el sueño. Esto puede llevar a un “martes de resaca” o “miércoles de empate”, donde los efectos secundarios continúan durante varios días después del consumo.

Si bien los efectos del éxtasis pueden parecer atractivos, es importante recordar que la intoxicación aguda también conlleva riesgos significativos, como la deshidratación, la hipertermia (aumento peligroso de la temperatura corporal) y la posibilidad de sobredosis. Además, los efectos eufóricos del MDMA son temporales y pueden ir acompañados de efectos negativos a largo plazo en la salud mental y física si se consume de manera irresponsable y en exceso. Por lo tanto, comprender los efectos agudos del éxtasis es esencial para tomar decisiones informadas sobre su uso.

Efectos a Corto Plazo del Éxtasis

El éxtasis, o MDMA, es conocido por inducir una serie de efectos a corto plazo que pueden ser intensos y variados. Estos efectos suelen manifestarse durante el período de intoxicación aguda, que dura de 3 a 6 horas, aunque los efectos residuales pueden durar más tiempo. Aquí se detallan algunos de los efectos a corto plazo más notorios:

  1. Euforia y Felicidad: La euforia es el efecto más característico del éxtasis. Los usuarios experimentan una oleada intensa de felicidad, bienestar y contentamiento. Se sienten llenos de alegría y a menudo tienen una actitud positiva hacia sí mismos y los demás.
  2. Empatía y Comunicación Abierta: El éxtasis promueve la empatía y la conexión emocional con otros. Los usuarios pueden sentir una mayor comprensión y cercanía con las personas a su alrededor. Esto facilita la comunicación abierta y sincera, lo que puede ser terapéutico en ciertos contextos.
  3. Aumento de la Energía: El MDMA aumenta los niveles de energía de manera significativa. Los usuarios se sienten llenos de vitalidad y tienen la resistencia para bailar durante horas sin fatigarse.
  4. Sensibilidad Sensorial Aumentada: Los sentidos se vuelven más agudos. La música suena más envolvente, las luces son más brillantes y las sensaciones táctiles son más intensas. Esto hace que la experiencia en eventos de música electrónica y clubes sea aún más estimulante.
  5. Desinhibición: El éxtasis reduce las inhibiciones sociales y emocionales. Las personas pueden sentirse más dispuestas a expresar sus pensamientos y emociones, lo que fomenta relaciones interpersonales más abiertas y profundas.
  6. Reducción de la Ansiedad: Muchos usuarios informan que el éxtasis disminuye la ansiedad y el miedo, lo que puede ser terapéutico en ciertos contextos. Esto puede llevar a una sensación de bienestar general.
  7. Sensación de Calor y Sudoración: El éxtasis a menudo induce una sensación de calor y sudoración. Los usuarios pueden sentirse extremadamente calientes y sudar profusamente, lo que puede llevar a la deshidratación.
  8. Jaw Clenching y Bruxismo: Algunas personas experimentan tensión en la mandíbula, lo que puede llevar al hábito de apretar los dientes o rechinarlos. Esto puede causar dolor en la mandíbula y daño dental.
  9. Dilatación de las Pupilas: Las pupilas se dilatan bajo la influencia del éxtasis, lo que puede hacer que los ojos sean más sensibles a la luz.
  10. Aumento del Ritmo Cardíaco y la Presión Arterial: El éxtasis tiene efectos estimulantes en el sistema cardiovascular, lo que puede llevar a un aumento del ritmo cardíaco y la presión arterial. Esto puede ser preocupante para personas con afecciones médicas preexistentes.

Es importante recordar que, aunque estos efectos a corto plazo pueden parecer atractivos, el éxtasis conlleva riesgos significativos para la salud y la seguridad. La deshidratación, la hipertermia (aumento peligroso de la temperatura corporal) y la posibilidad de sobredosis son preocupaciones importantes. Además, el uso excesivo y frecuente de MDMA puede dar lugar a efectos negativos a largo plazo en la salud mental y física. Por lo tanto, es esencial comprender los efectos a corto plazo del éxtasis y tomar decisiones informadas sobre su consumo.

Efectos del Éxtasis a Largo Plazo

Si bien los efectos del éxtasis durante la intoxicación aguda pueden ser intensos y atractivos, es fundamental comprender los riesgos potenciales a largo plazo asociados con su uso. El consumo crónico y el abuso de éxtasis pueden tener consecuencias significativas en la salud mental y física de quienes lo utilizan. A continuación, se exploran los efectos del éxtasis a largo plazo:

  1. Depresión y Trastornos de Ansiedad: Uno de los efectos a largo plazo más preocupantes del éxtasis es el riesgo de depresión y trastornos de ansiedad. El uso excesivo de MDMA puede agotar los neurotransmisores en el cerebro, como la serotonina, lo que puede dar lugar a cambios en el estado de ánimo y la ansiedad. Las personas que han abusado de éxtasis a menudo experimentan episodios de tristeza profunda y ansiedad generalizada.
  2. Daño Cognitivo: Se han observado efectos a largo plazo en la función cognitiva de aquellos que han consumido éxtasis en exceso. Esto puede incluir dificultades en la memoria, la concentración y la toma de decisiones. Los daños cerebrales pueden ser permanentes en casos severos.
  3. Problemas de Sueño: El éxtasis a menudo causa dificultades para conciliar el sueño en las horas posteriores al consumo, pero los problemas de sueño también pueden persistir a largo plazo. El insomnio crónico puede afectar la calidad de vida y la salud general.
  4. Reducción de la Empatía: A pesar de que el éxtasis puede aumentar la empatía durante la intoxicación aguda, algunos usuarios informan que, con el tiempo, su capacidad de empatizar con los demás disminuye. Esto puede afectar las relaciones interpersonales y la comunicación.
  5. Problemas Cardiovasculares: El éxtasis puede ejercer una presión significativa en el sistema cardiovascular, lo que puede aumentar el riesgo de problemas cardíacos a largo plazo. Esto es especialmente preocupante para personas con antecedentes de enfermedades cardíacas.
  6. Dificultades en la Regulación de la Temperatura Corporal: El éxtasis puede afectar la capacidad del cuerpo para regular la temperatura, lo que puede aumentar el riesgo de hipertermia incluso en situaciones no relacionadas con la intoxicación aguda.
  7. Dependencia y Tolerancia: El abuso crónico de éxtasis puede llevar a la dependencia psicológica y a una tolerancia creciente, lo que significa que las personas necesitan consumir cantidades cada vez mayores de la droga para experimentar los mismos efectos deseados.
  8. Lesiones Físicas: Los efectos a largo plazo del éxtasis pueden incluir lesiones físicas, como daño dental debido al bruxismo o tensión en la mandíbula. El uso repetido puede dar lugar a daños en los dientes y la boca.
  9. Problemas Psicológicos: El éxtasis puede agravar los problemas psicológicos preexistentes, como trastornos de ansiedad o trastorno por estrés postraumático (TEPT). Puede exacerbar los síntomas y dificultar la recuperación.

Es importante destacar que no todas las personas experimentan estos efectos a largo plazo, y la severidad de los mismos puede variar según factores individuales, como la frecuencia y cantidad de consumo. Sin embargo, el riesgo de efectos negativos a largo plazo es una razón clave para la importancia de la educación sobre el uso responsable y la toma de decisiones informadas con respecto al éxtasis.

Nombres Comunes del Éxtasis en México 

En México, como en muchas partes del mundo, el éxtasis, o MDMA, se conoce por diversos nombres en el argot de la calle. Estos nombres pueden variar según la región y la subcultura, y es fundamental reconocerlos para comprender mejor el alcance de su uso en el país. A continuación, se presentan algunos de los nombres comunes del éxtasis en México:

  1. Éxtasis: Aunque “éxtasis” es el término más utilizado para referirse a esta droga en México, puede variar en diferentes regiones y contextos.
  2. MDMA: A veces, las personas simplemente se refieren al éxtasis como “MDMA,” haciendo referencia a su nombre químico. Este término es común entre aquellos que están más familiarizados con la composición de la droga.
  3. Pastilla: En la jerga de la calle, el éxtasis a menudo se llama “pastilla” debido a su forma de comprimido o tableta.
  4. Molly: Al igual que en otros lugares, en México, “Molly” se utiliza como término coloquial para el éxtasis de alta pureza, generalmente en forma de polvo o cristales. Es importante señalar que la calidad y la composición del MDMA vendido como “Molly” pueden variar considerablemente.
  5. Rollo: El término “rollo” se utiliza para describir la experiencia de consumir éxtasis. Cuando alguien dice que está teniendo un “rollo,” significa que está bajo los efectos de la droga.
  6. Cristal: En algunos casos, el éxtasis de alta pureza, especialmente en forma de cristales, puede llamarse simplemente “cristal.”
  7. Droga del Amor: Este es un nombre más poético y menos común para el éxtasis, pero a menudo se utiliza debido a la empatía y la apertura emocional que puede provocar la droga.
  8. XTC: La abreviatura “XTC” se utiliza ocasionalmente como referencia al éxtasis, aunque es menos común en México que en otros países.

Es fundamental tener en cuenta que el uso de nombres comunes para referirse al éxtasis puede variar ampliamente, y en un contexto más amplio, se deben evitar estos términos para promover una conversación más precisa y segura sobre las drogas y sus riesgos asociados. Reconocer estos nombres es importante para la educación y la prevención de riesgos, especialmente en el caso de las autoridades y los profesionales de la salud que trabajan en la lucha contra el tráfico y el consumo de drogas.

Formas de Administración del Éxtasis

El éxtasis (MDMA) se presenta en diversas formas, cada una de las cuales tiene sus propias características y consideraciones de uso. A continuación, exploraremos las formas más comunes de administración del éxtasis:

  1. Pastillas o Comprimidos: Esta es la forma más clásica de presentación del éxtasis. El MDMA se comprime en pastillas o comprimidos de diversos colores, formas y tamaños. Estas pastillas a menudo llevan logotipos o marcas, lo que ha llevado a que se les conozca como “píldoras de éxtasis” o “pastillas de fiesta.” La dosis puede variar ampliamente, y la calidad y pureza del producto pueden ser inciertas debido a la posibilidad de adulteración.
  2. Cristales o Polvo: El éxtasis en forma de cristales o polvo es conocido como “Molly” o “MDMA en polvo.” A menudo se considera una forma de MDMA de mayor pureza en comparación con las pastillas, aunque la pureza puede variar significativamente. Los cristales o polvo se pueden consumir de diversas maneras, como inhalarlos (sniff), mezclarlos con líquidos o consumirlos en cápsulas.
  3. Cápsulas: El MDMA se puede presentar en cápsulas, que contienen polvo o cristales. Las cápsulas son una forma más conveniente y discreta de administrar la droga, y la dosificación es más precisa en comparación con las pastillas.
  4. Líquido: En raras ocasiones, el éxtasis se encuentra en forma líquida. Los usuarios pueden ingerirlo directamente o mezclarlo con bebidas. Esta forma de administración puede ser más peligrosa en términos de dosificación precisa y absorción rápida en el cuerpo.
  5. Inyección: Aunque es poco común, algunas personas pueden inyectar MDMA directamente en el torrente sanguíneo. Esto es extremadamente peligroso y puede aumentar significativamente el riesgo de sobredosis y complicaciones médicas.

Es importante tener en cuenta que la pureza y la composición del éxtasis pueden variar en todas estas formas de administración, y la adulteración con otras sustancias es común. Además, la dosis y la forma en que se administra el éxtasis pueden influir en la rapidez con la que se sienten los efectos y en su duración. Como resultado, es fundamental que las personas sean conscientes de los riesgos asociados con cada forma de administración y que tomen precauciones para reducir los riesgos, como verificar la pureza de la droga y mantenerse bien hidratados al consumirla. La educación y la conciencia sobre las formas de administración del éxtasis son esenciales para promover el uso responsable y minimizar los riesgos para la salud y la seguridad.

Conclusión 

A lo largo de este artículo, hemos explorado el mundo del éxtasis (MDMA) desde sus orígenes en la terapia psicoterapéutica hasta su popularización en la cultura de la música electrónica y los riesgos asociados con su consumo. Hemos examinado los efectos del éxtasis a corto y largo plazo, así como los nombres comunes que se le dan en México y las diversas formas de administración de la droga.

El éxtasis puede parecer una fuente de euforia y empatía, pero también conlleva riesgos considerables para la salud y la seguridad. Los efectos a largo plazo, que incluyen depresión, daño cognitivo y problemas cardiovasculares, son motivos de preocupación. La pureza y la composición incierta de la droga, así como la posibilidad de adulteración, aumentan los peligros asociados con su consumo.

Para aquellos que han caído en la trampa del abuso del éxtasis y desean buscar ayuda, es crucial saber que existe apoyo. Albero, un programa de rehabilitación ambulatorio intensivo, puede ser la respuesta. Este programa permite a las personas recibir tratamiento mientras continúan con sus actividades cotidianas. No es necesario luchar solos contra los efectos negativos del éxtasis; hay un camino hacia la recuperación.

Deja un comentario

Cholula 35, La Paz, Puebla, Pue.
222 577 8468
Abrir chat
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?